Mejorar la experiencia de aprendizaje: por qué los estudiantes necesitan una segunda pantalla para el aprendizaje híbrido


La popularidad del aprendizaje híbrido ha crecido significativamente en los últimos años. Combina el aprendizaje tradicional en el aula con la educación en línea, lo que permite a los estudiantes tener acceso a recursos didácticos desde prácticamente cualquier lugar. A menudo, los estudiantes pueden interactuar con el contenido de forma independiente en línea mientras colaboran y aplican conceptos clave dentro del aula . La pandemia ha obligado tanto a educadores como a estudiantes a adoptar prácticas de aprendizaje híbrido y adaptarse a esta nueva forma de aprender.

Uno de los mayores desafíos del aprendizaje híbrido y remoto es la falta de un espacio de trabajo adecuado y las dificultades para adaptarse a un nuevo entorno de aprendizaje . Los estudiantes a menudo tienen que conformarse con el espacio que tienen disponible en casa, que puede ser limitado o no permanente. Aquí es donde entran las segundas pantallas portátiles. En este blog, analizaremos los beneficios de utilizar monitores portátiles como segundas pantallas para mejorar la experiencia de aprendizaje híbrido.

Educador impartiendo una clase a través de video chat con su monitor portátil SideTrak.

1. Mayor productividad

Uno de los mayores beneficios de utilizar una segunda pantalla es la mejora de la productividad. Con una pantalla extendida, los estudiantes pueden tener múltiples aplicaciones abiertas simultáneamente. Esto permite a los estudiantes consultar fácilmente recursos de aprendizaje para trabajar de manera más eficiente, incluso tener sus notas de lección o libros de texto en línea en una pantalla mientras trabajan en una tarea en la otra pantalla.

Los estudios muestran que los usuarios de dos monitores cambian de ventana con un 15% menos de frecuencia que los usuarios de un solo monitor . La menor necesidad de cambiar constantemente entre diferentes aplicaciones y ayuda a los estudiantes a mantenerse concentrados en su trabajo.

2. Colaboración y compromiso mejorados

El uso de segundas pantallas puede ayudar a facilitar la colaboración tanto dentro como fuera del aula. Con un espacio de pantalla ampliado que se puede girar para mirar a sus compañeros , los estudiantes pueden compartir fácilmente su trabajo y recibir comentarios en tiempo real. Esto puede resultar especialmente útil para proyectos grupales o grupos de estudio, donde los estudiantes necesitan trabajar juntos para lograr un objetivo común.

Cuando se utilizan chats de video en línea con maestros o tutores, el monitoreo de pantalla a través de un segundo monitor permite a los educadores estar presentes con sus estudiantes cuando están remotos, para que puedan guiar el aprendizaje de manera más efectiva y fomentar la participación de los estudiantes .

3. Mayor flexibilidad de aprendizaje

El uso de un monitor portátil como segunda pantalla puede brindar a los estudiantes una mayor flexibilidad en cuanto a dónde y cuándo aprenden, ya sea en casa, en la biblioteca o mientras viajan. Los monitores portátiles, que a menudo se conectan directamente a computadoras portátiles o utilizan un pie de apoyo incorporado, requieren mínimo o incluso ningún espacio adicional en el escritorio o la mesa, lo que los convierte en el compañero de viaje ideal para estudiantes y educadores.

Al seleccionar los monitores portátiles ideales para el aprendizaje híbrido, recomendamos opciones que sean livianas y puedan resistir el desgaste de los viajes diarios. El monitor portátil SideTrak Essential HD de 11,6” está optimizado para la educación y cuenta con protección contra caídas incorporada. Su pantalla compacta se pliega contra los Chromebooks o portátiles escolares para caber fácilmente en las mochilas de los estudiantes cuando están en movimiento.

Estudiante aprendiendo al aire libre con su monitor acoplable.

4. Ergonomía mejorada

Los estudiantes no deberían tener que sacrificar sus configuraciones de pantalla extendida para sentirse cómodos mientras aprenden. Las mejores configuraciones de monitor dual permiten ajustes de pantalla sencillos y flexibilidad de visualización para ayudar a mejorar la comodidad a largo plazo de los estudiantes.

Con la flexibilidad de colocar sus pantallas a su altura, distancia y ángulo de visión óptimos, los estudiantes pueden mantener una postura adecuada mientras trabajan de forma remota o en la escuela, lo que puede ayudar a prevenir el dolor de espalda y cuello . Esto es especialmente importante para el aprendizaje híbrido, donde los espacios de trabajo de los estudiantes pueden cambiar constantemente y no siempre se garantiza una configuración ergonómica permanente.

Estudiante ajustando la pantalla de su monitor portátil.

Conclusión

El uso de una segunda pantalla, especialmente una opción portátil, puede brindar a los estudiantes numerosos beneficios cuando se trata de aprendizaje híbrido y sobresalir en sus estudios, haciendo que el aprendizaje de calidad sea más accesible y atractivo.

A medida que el aprendizaje híbrido sigue ganando popularidad, invertir en un segundo monitor puede proporcionar una solución ideal para los estudiantes que desean maximizar su potencial de aprendizaje.

RELATED ARTICLES

Saltar a la productividad

Saltar a la productividad

Cuando esta publicación de blog se publica, ¡es el primer día de primavera! ¡Que interesante! Dependiendo de dónde vivas, puede...

5 mejores lugares para trabajar de forma remota

5 mejores lugares para trabajar de forma remota

Si es un profesional experimentado que trabaja desde casa o un novato total, en algún momento surgirá la misma pregunta: ¿Cuál es el mejor lugar para trabajar de forma remota?

Diez consejos para dejar de procrastinar

Diez consejos para dejar de procrastinar

Incluso cuando sabes lo que quieres lograr, comenzar es a veces tan abrumador que pasas una cantidad vergonzosa de tiempo...